Dólar dominante

Crespo Tudela, Ana

Decididamente, ¡dimito! Desisto difundir doctrinas dogmáticas. Dios dejará de dolerme dentro de doscientos días. Diablo digerirá diez décimas del dolor, deseoso de deglutirlas de dos dentadas. Descreído, descanso donde dioses o demonios difuminados debaten del devenir. Déjoles discutir, desperdiciar discursos. Disimulado, dominaré, dirigiré destinos durante décadas. Denomínome… don Dinero.