Destino

Baldessari, Adriana

Durmió durante dos décadas. Despertó diferente, desconocida, deslumbrada.
Dedicados doctores, desorientados, decidieron decirle delicadamente: “Dulces doce damita”, dándole el desteñido dinosaurio deseado.