Duplicados

Carola F.

Después de depilarse, ducharse, decorarse divinamente, dejó donde dormía Daniel dos despedidas, discretamente dobladas. “Deséame doblemente”, decían.

Comentarios cerrados.