El oso

Malatesta, Silvia

Cuando la multinacional taló el último árbol de su amado bosque, alquiló un monoambiente en Floresta. Ahora pasa el tiempo cantando viejas canciones de Moris.