For Ever

Sorbo, Hugo

Se encontraron.
A los pocos días advirtieron que no podrían vivir separados; decidieron vivir juntos y ahí comenzó todo.
Se miraban y emitían chispas, a veces positivas, en que todo se veía celeste como el cielo, otras rojas, anaranjadas, sus miradas de enojo calculado.
Luego recorrieron un diapasón musical de dichas y sonrisas, entendieron que nada era imposible si permanecían juntos “for ever”.
El amor creció, el frío acabó y los días celestes se hicieron presentes.
Una historia de amor contada de modo viviente. Nada más contemplarlos ya se entendía el film rodado por ellos y nada se vería más natural que un importante beso…
Mas el beso llegaría hacia el final y este se encontraba tan lejano…