Tarea

Arroyo, Adriana

Algo me despierta en la noche. Es el ruido inconfundible de la pala contra la tierra.
– Ernesto -digo en voz alta- de nuevo Ernesto enterrando otra cabeza.
Del cole trajo la de Sarmiento, pesada, redonda.
– Me gustó el diseño -dijo.
La de Palas Atenea la sacó de la plaza, de Garibaldi trajo casi medio cuerpo y no sólo la cabeza.
Lavalle era parecido a San Martín y yo le dije que el artista había usado a un pariente de modelo.
– Dejá dormir, que te parió, che -le digo.
Lo veo levantar el hacha sobre mi cabeza y me doy cuenta sin tiempo de que ya el mármol no le interesa.

Comentarios cerrados.