Órdenes

Barros, Pía

Le dice que se quede quieta, quietita, será sólo un momento, que suelte las manos rígidas, que separe las piernas, así, buenita, que respire por la nariz, abra los muslos, así, justo así, no dolerá nada.
Después, el dentista ejecuta la extracción.