Aleluya

Villanueva, Cristina

Yo estaba perdida hasta que encontré al señor ¿La llevo a su casa señorita?
Me desnudó en rojo.
Cuando me invitó a guarecerme en su pecho, realzó el final que había sido tan feliz
Alabé al señor y me quedé dormida.