Percusión

Sarinski, Lilian

Insomne y desolado desde su cautiverio, apoyó el pulgar y el índice en el metal de la reja; una, dos, tres… hasta percibir el eco del ritmo inaugurado y comprobar ¿feliz? que su amigo estaba vivo.