Final no feliz

Muñoz Valenzuela, Diego

Sonrió. Al fin el mundo estaba en su mano: lo veía girar azul sobre su palma. Cerró sus dedos envolviéndolo y empezó a triturarlo con todas sus fuerzas.

Comentarios cerrados.