Él

Hinrichsen, Ana

El día que me soltaron, él vino a buscarme. Abrió la puerta del calabozo y mirándome a los ojos me dijo suavemente: “Podría haber sido peor”.
Y tenía razón, podría no estar acá.