Realidad

Ricciardi, Bibiana

“¿Qué realidad?” me dijo mamá. Perpleja, sorprendida. Asustada. Nunca pensamos que la condenarían por usurpación de realidad. No me van a decir a mí cuál es mi realidad. Lo que existe es real. Mi casa, mi infancia, mi bicicleta.
Entiendo lo de la violencia en la dictadura, los crímenes, y hasta acepto que hubo una madre biológica. Lamento haberme enterado a la fuerza, pero lo acepto. Madre es la que te cría, no la que te pare. ¿Quedan marcas de la crianza en el ADN? Ahora el juez la condena por imponerme una realidad que no era mía…. La mía es la que fue, no la que hubiera sido.
Es tan mía la realidad de mis padres como la de mi abuela nueva, la biológica. Empecé a decirle abuela, a mamá no le molesta.