El espíritu

Osvaldo, Palacios

“El espíritu es invisible a los ojos y solo germina lentamente en el huerto del corazón del amigo”.Qué extraño…El corazón tiene razones que la razón desconoce, por eso hoy me puse a indagar en el mío, que sigue latiendo vivo y a veces acelerado, en busca de las injusticias, enfermedades como el cáncer, que aún sigo recordando, si bien las he perdonado, todavía siguen latentes y no puedo dejar que se vayan. Descubrí que el sufrimiento no es un castigo, sino un aprendizaje, pero en mi huerto, sigue germinando ese espíritu invisible, como una vela eterna, que irradia una luz de fe, de esperanza y de memoria, por nuestros padres, amigos, hermanos, familiares y seres queridos, incluso aquellos que tal vez no he conocido y que por estas injusticias, ya no están entre nosotros “vivitos y coleando”.

Comentarios cerrados.