Sobre gustos…

Lew, Sara

Si tuviese párpados en los oídos que atenuasen sus chillidos estúpidos. Si poseyese una piel más curtida y dura, resistente a sus arañazos. Si mis fuerzas ganasen a su astucia para escabullirse de mis manos. Si mi estómago no los prefiriese vivitos y coleando.