“Vivitos y coleando”

Lilix

“Vivitos” y “Coleando”, dos delincuentes de poca monta. Terminaron con sus huesos en la inmunda alcantarilla donde se ocultaron después de fugarse de la cárcel. De poco cerebro y llenos de ambiciones mal sanas, creyeron encontrar entre las aguas podridas, su lugar. Las viciadas aguas los envenenaron, tomaron sus cuerpos y los debilitaron hasta dejarlos sin movilidad, las ratas hicieron el resto. La policía los encontró cuando solo eran restos descompuestos.
Una pregunta quedó flotando cuando todos se marchaban:
-¿Porque les habrán puesto ese apodo?