¿Te acordás…?

Palacios, Osvaldo

Si viviste de chico en los años 60 o 70, ¿cómo hiciste para sobrevivir…? ¿Te acordás de las cosas peligrosas que tuvimos que pasar para llegar al siglo XXI? Si sigues “vivito” es porque eres sobrenatural o todopoderoso, piénsalo, es un verdadero milagro de la naturaleza. ¿Te acordás…? Tomábamos agua de la manguera o de la canilla del colegio, no de una botella de agua mineral, no usábamos cinturón de seguridad, ir en la parte de atrás de una camioneta era un viaje especial, y hoy lo recordamos. ¡Ah…! Andábamos en bicicleta y no usábamos casco… construíamos carritos con rulemanes, los echábamos a rodar, si la calle estaba empinada mejor, cuando chocamos varias veces aprendimos a hacer trompos, salíamos a jugar con la única condición de regresar antes del anochecer, el colegio duraba hasta el mediodía y llegábamos a casa para almorzar, si nos lastimábamos, no había demandas, la culpa era de nosotros mismos, compartíamos una botella entre cuatro, tomábamos del “pico” y nadie se moría por eso, no teníamos Playstation, Nintendo, juegos de videos ni 99 canales de TV por cable, celulares, fax y menos Internet, solo teníamos AMIGOS, en bicicleta íbamos a la casa del vecino, y sino tocábamos el timbre, entrábamos sin golpear, allí estaba nuestro amigo y nos íbamos a jugar, si nos iba mal en la escuela, repetíamos, no nos mandaban al psicólogo ni teníamos dislexia, repetíamos y nos daban una segunda oportunidad, si en una fiesta (que era en una casa) te ponías en p…. tus amigos te dejaban en la puerta de tu casa, tocaban el timbre y salían c…. teníamos libertad, fracasos, éxitos y aprendimos a manejarlos, si la señorita citaba a uno de nuestros padres por una mala nota u otra observación, la culpa era totalmente nuestra, quién no se hizo “la rata” en el Rosedal, el Zoo o en cualquier placita cercana, quién no recibió un reto, de la vecina solterona, por haberle roto las plantas del jardín de un pelotazo. ¿Te acordás de…? Petete, los cigarrillos Clifton y Fontanares, del portafolios, del talco Telerín, el gordo y el flaco, Lassie, los sábados de Mancera, los Beatles, el Club del Clan, Vascolet, la Coca Sarli, 100 % natural, Paturuzito, la novia de Antonio Prieto, el Wincofón, Bidú Cola y Geniol, el Ford Falcon y el Renault, la Brillantina, la frase “Hay que pasar el invierno”, Pepto cocaína Gibson, el mejor digestivo, y muchas marcas más. ¿Vos sos uno de esa generación…? Los jóvenes de hoy dirían que éramos aburridos, pero “la pucha”, si que fuimos felices, y gracias a eso seguimos “vivitos y coleando”.