Ausencia

Marinero, Beatrice

-No, no juguemos más en el bosque porque Midón no está.
Lo busqué dando “La vuelta manzana” con “Pajaritos en la cabeza”, caminando por “Un mundo sin veredas”. Entonces di un “Grito pelado”, probando con “Graves y agudos“, soplando a través de mi “Huesito caracú”, y no hay caso. No lo encontré.
-Es que buscaste mal, mi amor, fijate allá en aquella nubecita. Lo verás como siempre, rodeado de todos sus amigos:”Locos de contento”, “Vivitos y coleando”.

Comentarios cerrados.