La presa esquiva

Dománico Calderón, Florencia

Con las piernas cruzadas me escondo entre animales. Mis dientes aun no comprenden su lenguaje inerte a las voces que alienan los sueños, y si los comprendo más corro el riesgo de que me terminen comiendo.