Refrán

Gotthelf, Eduardo

La joven bajó la vista. El rostro de él se encendía ante esa carne firme.
–¿Es que en esta casa no hay un maldito cuchillo que corte?– bramó el herrero.

Cuentos Pendientes.