Ambición

Sánchez, Claudia

Cuando Maia despertó en la cama del director del ballet, sola y convertida en una araña, entendió que la red que había tejido para ser elegida primera bailarina acababa de romperse por lo más delgado del hilo: exactamente el lugar donde estaba.

Comentarios cerrados.