La quinta pata del gato

Mazía, Ana Silvia

—¡Por fin! Acá está, ¿ves? Lo encontré. Fijate bien: una, adelante a la izquierda; dos, adelante a la derecha; tres, izquierda atrás; cuatro, derecha atrás, y cinco, bien en el medio.
—Decime, Negro, ¿vos estás seguro de que ésa del medio es una pata? —preguntó Bocha, examinando al gato de más cerca.
El Negro lo miró, asombrado, y se rascó la cabeza. Ahora, él también dudaba…