Tanto va el cántaro a la fuente, que se rompe…

Lilix

El vaso cristal era el centro de las discusiones familiares, todos exigían sus derechos, la abuela los miraba preocupada. El vaso además de belleza tenía una historia y a nadie le importaba acepto a ella. Lo intento todo para lograr la armonía, solo obtuvo fracasos.
Llamo a una reunión familiar, tomo el vaso y lo estrello contra el piso junto los pedazos y los repartió, luego se acomodo en su sillón preferido, prendió la tevé, el documental sobre buitres no le pareció tan lejano.