El buey solo bien se lame

Dolengiewich, Leonardo

Fue por fin el hedonismo y no -como muchos creen- la moda de su carne en los restaurantes gourmet lo que determinó la extinción de aquella especie otrora tan prolífica.