En casa de herrero

Amarilla, Jose Angel

En casa de Don Martín Fierro -herrero de Transilvania- todo era metálico, ¡hasta la música!. Pero todo cambio el día que el Conde Drácula empezó a hacer de las suyas. Así fue que don Martín construyó por primera vez algo de madera: una estaca. ¡Y lo bien que hizo! Fue lo que lo salvó del Conde Ciego, cuando se transformó en Murciélago. Al ver la estaca el Conde exclamó sorprendido: “¡En casa de Herrero cuchillo de palo!”. “En boca cerrada no entran moscas”, le respondió el herrero a la vez que clavaba en su corazón la estaca con forma de cuchillo. “¡jajajaj! Ojos que no ven corazón que no siente”. Se río burlón el Conde antes de morir.

Comentarios cerrados.