Ansiado encuentro

Rud Godoy de Gutierrez

– Sí, hable.
– ¡Hola! Soy yo, Melissa.
– ¿Cómo estás?
– ¿Podemos encontrarnos hoy para tomar un helado y después me quedo a dormir en tu casa?
– No, hoy no, estoy muy ocupado.
– Pero hoy es nuestro día… La semana pasada también estabas ocupado.
– No puedo. Y no llores. Debes comprender.
– Es que te extraño mucho…Te llamaré el próximo sábado, entonces. Te quiero, papá. Chau…
– Chau, hasta pronto. Yo también te quiero.