Ayuda

Ernesto Daniel Bollini

– Hola. ¿Hablo con “Escritores Anónimos”?
– Sí.
– ¿Con quién tengo el gusto de hablar?
– Lo siento, pero no puedo darle mi nombre. Somos anónimos.
– ¡Es cierto! De todos modos, llamo por una urgencia.
– Usted dirá.
– Necesito encargarle una conversación telefónica de seiscientos caracteres. Para mañana, de ser posible ¿Tiene stock?
– Dígame por favor la finalidad del texto, la institución a la que debe dirigirse y el beneficio económico que del mismo derive.
– ¿La finalidad?… Bueno, es para presentar en un concurso… mejor dicho, en un juego. Para una página llamada “Cuentos y más”. Y no tiene premios, tengo entendido, si es que a eso se refiere con “beneficio económico”.
– En ese caso, no nos interesa. Chau.