Doble traición

María Enriqueta Roland

-Hola amor. ¿Sos vos? ¿Qué estás haciendo?
-Claro que soy yo, ¿Quién otra hay? Estoy recién salida de la ducha, cabello húmedo, desnuda y tirada sobre la cama.
– Ya me estas volviendo loco. Tengo un tiempo libre, voy para allá ¿Querés?
– Te espero con ansias desenfrenadas, amor. Mi marido no llegará hasta tarde.
-Tendremos una tarde de sexo salvaje. Ya me estoy excitando.
-No me sigas hablando así que me dan escalofríos de placer, Eduardo.
– Mi nombre suena hermoso en tu boca.
– Sos siempre mi dueño.
-Ya voy, Clara.
-¿Clara? Te equivocaste de mujer, traidor. ¿A quién llamaste? ¡Soy Sofía!
-¿No es el número 4942966?
-¿Daniel? ¿Daniel Martín?
-Sí.
-Llamaste a tu casa.

Comentarios cerrados.