Sin pecado

Fernando Malimovca

Me dijo “Concepción”, yo le creí. Seamos honestos, mucho más a través de un teléfono no puede averiguarse. “Cómo estás vestida?”, avancé, “Camisa blanca de cuello alto, mangas largas, pollera oscura hasta el tobillo y zapatitos de charol”. “Y la bombachita?”, me apuré, cobran por minuto, “Beige, me cubre desde el ombligo hasta el final de las nalgas”… Ahí ya no aguanté, no me pude controlar, estas líneas hot religiosas me tocan donde más débil soy…

Comentarios cerrados.