Aqueronte

Guillermo Castillo

Dicen los que saben, que cuando los muertos entran al inframundo, Caronte les cobra un óbolo por llevarlos en su barca a través de las aguas, cenagosas y amargas, de los cinco ríos del Hades que delimitan los mundos virtuales y la realidad aumentada. Y que cuando cae la noche en la geo-Web es una utopía encontrar la verdadera ruta de regreso al mundo que alguna vez conocieron.