Margarita

Alejandro César Alvarez

El enamorado la deshojó pétalo por pétalo con un resultado decepcionante.
Sintió tanto odio que decidió armarse de valor y coraje para la primavera siguiente.
Fue entonces que cortó una nueva flor y la puso sobre su tumba.