Camino a la cruz

Juan Finat

En el sendero que bordeaba las viviendas, entre los animales domésticos y el polvo que levantaba el viento jugaban unos niños. Dos de ellos se escondieron entre un hato de ovejas y cabras. Uno con dificultad para caminar y el otro con aspecto mayor. El tullido agazapado le pregunta: “¿No eres grande para estos juegos?”. El aprendiz de carpintero le contesta: “Es que tengo mucho miedo de crecer”.