Sin título

Facundo Araujo

Las innumerables y desconocidas enfermedades que se alojan en una taza de té me asustan; de sólo pensar en eso se paraliza enteramente mi cuerpo y se enfría mi piel. Lo sé, no hay peor suicidio que un té.

Comentarios cerrados.