Conjuro

Lilian Sarinski

Estaba convencido de su seducción en el gesto que a su paso le prodigaban. Desconocía que en el pueblo lo llamaban “el Yeta”.

Comentarios cerrados.