Creencias encontradas

Rubén Faustino Cabrera

La tormenta eléctrica arreciaba y él le dijo:
-Derramar sal trae mala suerte.
-En este caso no, viejo. La cruz de sal es para alejar la tormenta -contestó ella.
Salió al patio, trazó la cruz y un rayo la fulminó. La cruz de sal dejó una marca negra en el cemento.