Diosa fortuna

Alejandro César Alvarez

Arrojó una moneda en la fuente de Las Nereidas para que su suerte cambiara.
A las pocas horas se tuvo que ir caminando hasta su casa en Malaver.