El mito de Sísifo

Miguel Mautner

Erase una vez un hombre muy pobre, que fue a la ciudad a buscar trabajo. Se topó en el camino con un rico hacendado que le propuso un empleo. El hombre al no tener otra cosa aceptó.
Al día siguiente se le indicó una tarea: llevar una pesada piedra hasta la cima de una montaña. Él cumplió lo encomendado. Al otro día le ordenaron bajar la piedra, al siguiente subirla y así siguiendo.
Nuestro hombre cumplió impecablemente su deber. El tiempo pasaba, el trabajo era siempre el mismo. El hacendado se ausentó para un largo viaje, olvidándose del hombre.
Volvió al fin, al cabo de mucho tiempo, se acordó de la piedra y del hombre. Fue a la montaña a ver qué había pasado, pero sólo encontró dos piedras, la piedra pesada y otra que se parecía extrañamente a un hombre.