Por una letra y un número

Silvia Ercilia Bravo

Félix Bonavita nació el 1-3-13. ¿Triple buena estrella? ¡Estrellado! Bastan pocos ejemplos.
Se cansó de explicar que su nombre era como el gato y la actriz pero que el ave renaciente era con ene, como el cine del barrio.
Su adorada Felisa –cabulera y numeróloga profesional- lo plantó: ¿Viste cuánto suman tu nombre y apellido? ¡Así no me caso!
Nunca la encontró para contarle que por ella había pasado a firmar Feli Bonavita.
Condenado a una longevidad solitaria y con su centenario ahí nomás, recuerda lo lejano, esos consejos antimufa que había despreciado. Por las dudas, ahora reintegra la equis final censurada, hace cuernitos, cruza los dedos, le juega al 13 y sufre por una duda insistente: ¿no será el ave fénix?