Sin título

Paula Villalba

De nada le valía ya esquivar un gato negro, no pasar por debajo de una escalera, ni derramar sal sobre la mesa… Lágrimas saladas inundaban rostros y un gato negro observaba la escena de su cajón introduciéndose en la fosa…