Varios

Alejandro César Alvarez

Vendetta

No se saldrán con la suya ni robarán nuestro amor, Julieta. Les haremos probar de su propio veneno, incluidito al autor.

Muchacha

Muchacha ojos de papel, a dónde vas, ¡quédate quieta y déjame que escriba yo el final del cuento que este tipo nos mata!

Hechizo

Amado Romeo, tu original sistema en ventas de tours me ha seducido. Bajemos ya del balcón y huyamos de Verona. Es peligroso.

Huida

Julieta, esto es una especie de reality así que cambiemos el final, nos vamos y listo. Total en seis meses no se acuerda nadie.

Luche y Vuelve

¡JULIETA VIVE! Juventud Romeísta Regional Verona.

Sumar de a tres

Montescos 1 – Capuletos 1. Con este pálido empate ambos rivales se van al descenso. Los Ingalls legítimos campeones.

Adicción al amor

Te dije que vos eras mi heroína y que no tomaras el veneno. ¡No que te drogaras, estúpida!

Incomprendido gasto

Este Romeo está loco – pensó Julieta- ¡Está bien que las expensas subieron pero que use el ascensor!

Única dirección

Julieta, podemos escapar de Verona pero no a cualquier parte. Todos los caminos conducen a Roma.

Sociedad

Montescos & Capuletos presenta su nueva línea en elevadores. ¡Llevamos su mensaje lo más alto! Av. Shakespeare 1597 P1 Verona.

Remake

¡Qué hacés en la escalera de mi balcón, Julieta! Callate Romeo, ésta es la versión posmo y feminista.
Nunca entendés nada vos…

Verona TV

– Estoy buscando a Julieta.
– ¿Ortega o Prandi?
– ¡Capuleto, señora!
– Ah sí, la obrita del balcón. No pasó el casting.

El Balcón

Romeo, si me amas yo quiero el de la rosada. ¿Me entendés? ¡Yo no voy a ser menos que esa ignota y cualunque Madonna!

Destino

Podrán decir que el amor es veneno, pero siempre se define en su último acto.

En el acto

Serpenteado por escaleras o burlando balcones ajenos, el sabor del amor siempre es dulce. Elixir de vida, dolor a muerte.

Julieo y Rometa

Amantes que pertenecían a dos familias rivales llamadas Monletos y Caputescos.

¡Qué Bardo!

Estoy muy confundido. Romeo se me fué a pelear con los escoceses y Julieta anda saliendo con un calavera.
Shakespeare.

Tempestad

Dijo William: “El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia.” ¡Julieta, abrime el balcón que me empapo!

Caos

¡Julieta, no llego ni a palos a tu casa! Creo que alguien puso el separador en la página del balcón y se quedó dormido.
Romeo

Al pié

– ¡Las plantas, Julieta! ¡Las plantas!
– Si ya regué todo el balcón, Romeo.
– ¡Las plantas de tus pies que me estás pisando los dedos!

Nada de tragedias

Discutieron al borde del balcón si era mejor Hamlet o Macbeth. Como buenos amantes concluyeron en Otelo.

La Legión

¡Nadie detendrá nuestro amor, Julieta! Ya pedí refuerzos. Hoy llegaron a Verona: Casanova, Don Juan, El Quijote y Batman.