Aprobación

Alejandro Guarino

Ante Julieta muerta, pensó Romeo – Me dejas en ridículo frente a la sociedad.
Indignado, hundió su daga en el cuerpo de la joven y bebió el veneno.