Desde antes

Josefa Prada

Pienso en “la última vez que lo vi irse” y se me puebla la médula con sucesivas imágenes, tal vez memoria de otras nubes, hechos y nombres. Voces y silencios, algo oscuros, ayudan a empujar los chaparrones y sus gotas hacia la boca de tormenta de estos días de lluvias sin medidas.

Rezo por la solidaridad que salva vidas, mientras destapo desagües obstruidos por basuras y hojas caducas. Enterrada en el barro también sueño con el colectivo momento en que nos hallemos a salvo de la veloz y lenta correntada que inunda con ríos de agua el inframundo de mi barrio.