Embalaje perfecto

Rubén Rojas Yedra

La última vez que vino a visitarnos, nuestro hijo nos dejó un enorme regalo en mitad del salón. Como no había manera de abrirlo, lo tapamos con un mantel y pusimos la tele encima. Él nunca preguntó por él. Nosotros tampoco.