Buenos Aires

Fernando Andrés Puga

Nada en movimiento durante esta calma mañanera. Aroma a café y a pan tostado. De a poco un desperezo y un lento parpadeo. Pantuflas, lagañas, música de Bach desde la radio.
De pronto un estallido y gritos en la calle. Frenos, llantos, bocinas y sirenas.
Vos y yo, despiertos sin asombro como todos los días.