Familia numerosa

Fernando Andrés Puga

Para papá, el primer plato, bien lleno. Para mí, el segundo, con bastante guiso. El tercero, para mi hermana. Después, los más chiquitos. El último, para mamá, aunque a veces vacío.

Comentarios cerrados.