Ingrávidas

Carolina Bianco

Y los cuentos, los dedos y sus puntas- uñas en ojos inescrutables, estos rasgos tan expresivos a través de las horas en lengua, hasta en un humo como de cigarro espeso.

Aguja sin punta de la cima verdosa de un jacarandá. Jacarandá ombú y las ramas-hamaca. Inútil piedralibreatrásdeesepastito en media viuda, en postre sin cuchara dentro de pentagramas violáceos. Perinola desde debajo de una piel de hocico desteñido y los cuentos.