El abrazo de los libros

Ana Raquel Cabanillas

Abrazo tanto por ocio, que pobló su soledad de abrazos vacíos…

Ahora solos, ella y yo, en silencio, en otro tiempo y otro espacio, para mitigar este… Venga Soledad, que la abrazo un poco!