Rayuela

Sara Lew

Llegó el cielo después de dar esforzados saltitos de nube en nube, pero poco le duró la satisfacción de sentirse acreedor del paraíso: enseguida un empujón lo mandó de vuelta a la tierra.

Comentarios cerrados.