El Ego Ista

Peregrino

Ista iniciaba o cerraba cada frase, de nunca más de tres palabras, con un fuerte y rotundo YO. Esto había provocado que la gente lo evitara para entablar una conversación. No le importaba, total los mejores diálogos continuarían siendo los que mantendría con él mismo…

Comentarios cerrados.