Pudor

Bibiana Ricciardi

Tapate, querida. Se te ve todo. En un rato va a venir la policía. Viste como son. Unos degenerados. No te sonrojes mi cielo, para estoy yo, para cuidarte. Bombón de dulce de leche. ¿De verdad creíste que te permitiría irte? Te voy a cubrir con la sábana. La del compromiso. ¿Dónde las tenés? No las habrás tirado, si no es conmigo con algún otro ya pensarías estrenarlas. Y yo que te las compré en agradecimiento. La que perdona rápido es porque se sabe culpable. Todas putas. Mirá lo que parecés ahora. Tapate, por favor. No te puedo ni mirar. No querrás que el oficial te vea todas las partes. Que digo las partes. Hasta las entrañas. Por esos tajos se te ve hasta el alma.