Alegría nacional

Lito Ecram

El día que ganamos el Mundial de Brasil 2014 reí, de alegría, y lloré, también de alegría. Ese día histórico marqué el gol del triunfo y fui la figura del partido. Como capitán, tuve el honor de ser el primero en alzar la Copa, de besarla y compartirla con mis compañeros. ¡Qué alegría! Por primera vez, la llevábamos a Irán.